sábado, 19 de diciembre de 2009

Nocturna

Y me olvidé contra la pared blanca
de tus oscuras intenciones nocturnas
mirando las estrellas de humo disipadas.

Y recuerdo, que no vi otra cosa tan cerca
como el futuro de tus absurdas palabras
tan picantes, como burbujas de cava.

Y te veo distinto, tu rol en tu otro decorado
y yo atrapada en el sueño del ciego vidente
que dice que sí, que no pares, hasta mañana...

F.R.

No hay comentarios:

Publicar un comentario