lunes, 19 de octubre de 2009

Ya

Ha llegado la hora.
De ser mayor, como los demás.
De aceptar la realidad, no oponerse.
Jugar a ser lineal y coherente.

Es el momento de rendirse,
de no atarse a idealismos,
de reirse cuando recordamos.
De tener objetivos útiles y mundanos.

Es el fin y todo empieza.
Ayer era otra vida, otra idea de todo.
Hoy, a ser como los demás.
Quizás así haya paz.

F.R.