martes, 21 de julio de 2009

Fin

Ya no recuerdo lo que soñé
ya cumplí lo no prometido
ya acabé mi misión.

Ya no quedan fuerzas
ni sitio bajo el sillón,
donde esconderte, amor.

Ya no miro las estrellas brillar
ni suspiro pensando en qué pasó.
Porque da igual, se acabó.

2 comentarios:

  1. solo es cuestión de abrir la ventana, y entonces entrara el sol

    ResponderEliminar
  2. Ajá, pues casi que voy a abrir el portalón y así me ilumina de lleno...

    ResponderEliminar