viernes, 26 de junio de 2009

Tu

Me haces torpe, ridicula
obsoleta, complicada...
Pero me haces reir.

Tú me cambias la cara.
Me transformas, me divides.
Modificas mi moral.

Me pierdo, me tienes.
Presente. Futuro incierto,
pasado olvidado.

Rota

Rota, como una media
un jarrón o cualquier cosa
...que ya no sirve.

Decías que no te pegaba.
Y te fuiste, dejándome tirada.
Sin posibilidad de tiempo.

Te odio, desde el fondo
de la nada, donde habito
marginada...por ti.

Te quería

Te quería.
Tú no lo sabías, no lo veías...
Pero sí, yo te quería.

Te quería.
Ya no: Nunca más te quiero ver.
Ni soñarte, jamás.

No cierro mis ojos.
Por no verte, por no llorarte.
Así, paro el tiempo.

Me freno. Quieta. Fija.
Con la mirada al frente.
Vete, sin mi corazón.

jueves, 11 de junio de 2009

Disfruto

Disfruto, de la soledad ardiente
de la luna creciente,
y de la sala de estar.

Disfruto, del calor presente
de las vistas de enfrente,
del ruido del bar.

Disfruto, de esta sal aguada
del cortado manchado
del vecino de al lao.

Disfruto, sin notar tu ausencia
sin tu clara presencia,
porque todo da igual.

martes, 9 de junio de 2009

Dos de dos

Te negaba con un rotundo sí.
Tu lo sabías, faltaba tiempo.
Tiras, aflojo...Te vas.

Me pierdo. Me ahogo.
Sales y respiro. Tiempo.
Tiro, aflojas...Te niego.

Me lees sin luz.
Escuchas mis silencios.
Tiras, te agarro...fin.

Colab. de Gen.

Dos

Suena la melodía y apareces...
Ahí, de frente, tieso, directo.
Sabes cómo me gusta.

Llegas, no avisas, te metes
Te sacas, engulles y observas
como me rio.

No te vayas, quédate
siempre tengo frio sin ti.
Hay sitio para dos.

Colab. de Gen.

Gruñón

Lo conocí en canal poesía
y como yo y tu sabemos
allí solo había "ambrosía"....

Enseñaba al entrar sus dientes
mientras me provocaba la risa...
Es todo anhelos, sueños y fantasías.

Cúanto le admiro y pienso
lo que me hizo sin ni verlo.
Gracias, Oz, gracias...caballero.

Mola

Mola. Y no es malo.
Me presta, me cunde
me llena.

Disfruto, me pega,
es un gusto, no veas
que destreza.

Todo es nada,
aunque no sepas nadar
te olvidas y es.

Duele

Duele.
Cuando sonrio, cuando te miro
cuando te veo de lejos.

Duele.
Cuando estoy sola, acompañada
o pasándolo bien con otro.

Duele.
Cuando me levanto, ahora,
y puede que sea para siempre.

sábado, 6 de junio de 2009

Pedro II

Ella alargó un brazo para alcanzar un bolígrafo tirado encima de la mesa de café, se volvió a recostar y le cogió a él una mano por el envés. Empezó a dibujar una especie de enredadera con hojas minúsculas alrededor de la palma de su mano, de forma rítmica y sinuosa. Cuando terminó abrió bien la mano para admirar su obra y pasó un dedo suavemente por enmedio de la palma, como dibujando la enredadera que faltaba. Echó la cabeza hacia atrás, y suspiró levemente. Le miró y le ofreció el bolígrafo mostrando una expresión serena y de satisfacción que parecía decir: “ a ver qué haces tú”.

Él tomó el bolígrafo, respiró hondo y cerró los ojos unos cinco segundos mientras contenía la respiración. Este tiempo se lo tomó para encontrar un estado en que pudiese hacer exactamente lo que quería hacer. O desde otro punto de vista, para que hiciese lo que hiciese, esto significase un despliegue y fluir de su yo, hacia ella. Hiciese lo que hiciese. Decidió cogerle la mano izquierda y escribir lo siguiente:

Con esta mano terrrrible, puedes congelar mi piel y mis huesos. Con solo rozarme...

Se dio cuenta de que una mano da para pocas frases, así que terminó haciendo unos garabatillos mientras decía con voz baja lo que hubiese querido escribir:

...y con un solo golpe de voz, hacer que se desmenuce mi cuerpo rígido y se esparza por el suelo.

Acto seguido cogió la otra mano y escribió:

Con esta mano tan tan cálida, puedes recomponerme y llenarme de luz anaranjada.

_Reconfortarme. Dijo

_¿Por qué no me abrazas y dejamos de mancharnos las manos como tontos? . Dijo ella levantándole la cabeza lentamente haciendo palanca con su nariz contra su barbilla, para así dejar sus ojos perfectamente alineados y sin defensas.

_Estamos ya abrazados, creo yo.

_Que va, más bien estamos acomodados uno sobre el otro. Aquí no se mueve ni un músculo.

La besó suavemente.

_Sigue sin ser un abrazo. No te enteras.

_Ahora viene lo demás.

_No te pases que te congelo.

Pedro

Yo soy el estudiante.
Hay que aceptarlo, es más fácil.
Hoy soy el estudiante, me conviene.
Si pienso lo que me conviene seré fuerte, me irá bien.

No es como pensar: “no tengo la culpa de mis actos”
en realidad es un engaño muy inocente.
Simplemente hoy soy un especialista, exprimo mis capacidades.
¿Qué he hecho toda la vida? He estudiado y me ha ido bien en ello.
¿Por qué no estar orgulloso?

Hoy me pongo una etiqueta, y tengo una identidad.
De ese modo cada segundo de lo que hago tendrá sentido,
porque no es mi obligación, es que yo soy así.
Estudio, otros pescan. El pescador viejo se sienta
en una roca delante del mar y se siente en paz.

¿Cual es el problema? ¿Por qué debería preocuparse?
Él lo hace bien, sabe lo que tiene que hacer
y lo que tiene que hacer para conseguirlo.

Se pone a ello, calla a su mente y se libra de preocupaciones.
Hoy volverá a casa cansado y con una sonrisa.
Yo me iré a dormir rodeado de papeles y con una sonrisa.
Hoy soy el estudiante, mañana lo que quiera ser.

Me tienes que perdonar

Ayer te llamé sin querer
y quedamos por hacer algo.
Todo vino por casualidad.

Tu dices que la vida es eso,
lo aleatorio...lo casual.
Te pido perdón si te molesto.

Sin darme cuenta me acerqué
y sin pensar ni saber te besé.
Todo surgió, así, sin más.

Tu no crees en el destino.
Todo surge espontaneamente,
como el mundo y la vida.

Te diré un secreto: yo lo sabía...

Paso de todo

Paso de las rimas,
paso de las normas,
paso de las formas,
paso de to.

Paso de mirar,
paso de hablar,
no paso de escribir,
lo que me iba a faltar!

Paso de mi
paso de ti,
paso de el,
y del otro también.

Paso cuando puedo,
cuando no, también cedo.
Te concedo la duda, y por eso
paso...paso de pensar.

Sí, hoy estoy enfadada
no, no quiero cambiar nada.
No voy a ceder.

Sí, hoy te vas a la mierda.
Y te quedas allí, via, pista libre.
Punto...y final.

Sólo te voy a decir una cosa,
que te quede muy claro:
No te olvides de llamar.

Hoy

Soñé contigo esta misma noche
larga e intensa, sentía que me querías.
Todo volvía a ser lo mismo, tus labios cerca.

Me he levantado, he quedado contigo.
Fuiste amable, simpático, cariñoso.
Y seguía despierta hablando contigo de ti.

Fue perfecto. Todo bien. Un buen plan.
Entonces, me dijiste que te liaras con otra...
Esta misma noche... sí, tus labios no son mios.

Me voy a dormir...que tengo sueño.
No sé, que es peor: ser una más...
o que tú seas como el resto.

Nunca

Nunca estoy en el lugar adecuado,
nunca estoy tranquila, estable, serena
conforme, dispuesta...nada es previsto.

Nunca llega el momento, la sorpresa
el amor, lo imposible, la ocasión...
Nunca me desbloqueo, siempre Win.

Y sin embargo, te siento, te veo
te respiro, te anhelo, te observo...de lejos.
Y después, me quedo dormida pensando en ti.

Te quería

Eres mi dolor, ese pequeño y secreto dolor.
Mi angustia, mi pesar,mi desencanto vital.
Te quería, y tanto, tanto que me dolía.

Sufría viéndote falto de cosas perfectas,
acompañado de lo que no estaba a tu altura.
Siempre con ese miedo a perderte irremediablemente...

Qué idiota, no haber disfrutado de la vida,
si tanto sabía lo que sucedería después,otra.
Como cualquiera, pero siempre viendolo todo distinto.